Viernes, 23 Agosto 2019

PPM Radio En Directo

La isla que enamoró a Pavarotti

Written by  Abr 01, 2019

Aquí no se mira el reloj. El trenzado de historias, culturas y naturaleza de este país asiático consigue transformar la prisa en pausa. Desde las calles y mercados de George Town a los templos en cuevas de Ipoh, pasando por la modernidad de Kuala Lumpur, recorremos los imprescindibles de Malasia.

Los nombres de los mapas contienen su porción de humanidad y de historia. Entre ellos, Kuala Lumpur es la gran ciudad de Malasia. Su aeropuerto internacional es uno de los mayores nudos aéreos del Sudeste Asiático. Puede que todo lo que el pasajero conozca de Malasia sean las vistas desde sus salas de embarque. Quizá se percate de la luz exterior o las nubes del monzón, pero no del clima ecuatorial ni de los olores frescos y dulces que lo envuelven. Tome un avión con destino a Malasia y descubra que aún quedan lugares de los que no se puede apartar la mirada.

GEORGE TOWN

El estado de Penang, conocido como la Perla de Oriente, tiene un color único y una posición estratégica en el estrecho de Malaca. A esta isla, como a otras partes del país, llegaron comunidades de orígenes muy diferentes que junto a la malaya crearon un caleidoscopio multicultural que dejó hondas huellas y cuya convivencia fascina al ojo extranjero.

Pasear por George Town, la capital del estado y Patrimonio de la Humanidad, es entrar en una pieza de arte. Con su delicadeza sutil, esta ciudad consigue transformar la prisa en pausa. Tiene un ritmo particular, que disminuye la velocidad y ralentiza las tensiones. Porque aquí uno no mira el reloj y no siente remordimiento por el paso del tiempo. El entorno lo pide y lo merece.

Andar por Campbell Street. Admirar la hilera fantástica formada por casas de dos plantas de grandes ventanales con contraventanas de madera. Entrar en el mercado Chowrasta. Llegar a Jalan Masjid Kapitan Keling, la calle de la armonía, que alberga en pocos metros los lugares de culto de diferentes credos, como la mezquita Kapitan Keling, el templo chino Tokong Han Jiang y el templo hindú Sri Mahamariamman. No seguir ningún mapa, y alcanzar Love Lane, bucear en la arquitectura, por los soportales, entre macetas y azulejos, por los dorados de las puertas y los farolillos rojos.

STREET FOOD

Descubrir el extraordinario arte urbano desplegado en la ciudad, el street art, y el otro gran arte, el street food, esa pasión malaya llevada a la práctica con auténtica devoción en cualquier localidad. Las calles se llenan de puestos, mesas y taburetes donde comer de día o de noche. El aire en Malasia transporta el olor del asam laksa, el char koav teow, el oh chieny el de muchos otros platos de la gastronomía local.

En su casa-taller de George Town, el señor Lee de 91 años vive aplicado desde los 15 en la elaboración de inciensos naturales. Conserva una mirada infantil y una sonrisa que dedica al destino, traiga lo que traiga. El secreto de su buena salud dice es «no dejar que los malos pensamientos afecten el físico, porque primero afligen el cuerpo y luego, la mente».

Para acercarse al techo de la ciudad hay que subir a la azotea de la torre Komtar, en el piso 68 está The Top; o ir a Penang Hill, una colina con vistas al estrecho de Malaca y al recuerdo de las miles de embarcaciones que lo han surcado. El interior de la isla está salpicado de casas tradicionales y de una naturaleza bordada de mar, con atractivos como el Templo de las Serpientes. En uno de sus pueblos de pescadores, el señor Loh Fook Yin recoge sus redes desde hace 62 años, tiene 82 y aunque está jubilado y la pesca para él es ya una afición, afirma que «no hay que dejar de estar activo, porque la gente que se aburre, enferma».

NATURALEZA EN IPOH

Ipoh, en el estado de Perak, es una de las urbes más sorprendentes de Malasia. La explotación de estaño construyó esta localidad que ha conocido el encendido y el apagado de la fortuna. Está rodeada de montañas de roca caliza, y contiene rincones como el Concubine Lane, o el antiguo albergue de los artistas, al lado de lo que fue el teatro de la ópera china. Ipoh es una ciudad llena de agradables cafés, con paseos que pueden acabar en los templos en cuevas de Sam Poh Tong, con su jardín paisajístico, o Kek Look Tong.

Fuera de la ciudad, Kuala Sepatan es un pueblo a orillas del río por el que descendía el estaño desde el interior al mar; un entorno de manglares, aves y peces con barcas que arañan la superficie del agua. Cerca de Ipoh, existe un alojamiento en un entorno impactante con aguas termales, The Banjaran Hotsprings Retreat.

Y en Batu Gajah, se encuentra el Kellie's Castle, una construcción bella e inacabada. William Kellie Smith planificó cada línea y cada espacio de un castillo que nunca llegó a habitarse. Dejó su sueño incompleto, pero no abandonado, porque se dice que aún recorre los pasillos. Y están las islas paradisiacas de arenas blancas y mar turquesa. Pangkor Laut es una de ellas. Luciano Pavarotti se enamoró de este paraje, y la villa donde se alojaba hoy lleva su nombre.

Last modified on Lunes, 01 Abril 2019 11:09
Super User

Heirloom consequat, irure reprehenderit duis Shoreditch. Art party wayfarers nihil pour-over cupidatat id. Brunch incididunt minim, in bitters adipisicing.

Website: www.themewinter.com

Reproductores

Puertoplateño Sobresaliente

PPM - Eventos

<<  <  Agosto 2019  >  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sá  Do 
     1  2  3  4
  5  6  7  8  91011
12131415161718
19202122232425
262728293031